Como tener unos pómulos firmes, para lucir un rostro atractivo y juvenil

Lucir un rostro atractivo y juvenil nos gusta a todas las mujeres y una de las partes más llamativas es tener unos pómulos firmes, por lo que te vamos a contar algunas técnicas y sugerencias para que luzcas más atractiva en cualquier situación. 

Como tener unos pómulos firmes, para lucir un rostro atractivo y juvenil

Como tener unos pómulos firmes, para lucir un rostro atractivo y juvenil

El rostro tiende a adelgazar con los años y las fracciones van perdiendo definición. Las zonas con mayor proyección, como los pómulos se llevan la peor parte.

A partir de los 35. Utilizar cremas reafirmante que actúen sobre la pérdida de firmeza de la piel es la mejor forma de mantener los volúmenes en su sitio.

De los 45-50 en adelante. A partir de esta edad, confía en los sérums e hidratantes de acción redensificante. Al activar la producción de colágeno y ácido hialurónico, aumentan la densidad de la piel, creando una especie de malla tensora que redefine las facciones. Es de suma importancia extender el producto con movimientos ascendentes, desde el centro de rostro hacia el exterior y desde la barbilla hacia las sienes.

Restaura el volumen. La infiltración de ácido hialurónico es una de las técnicas más demandadas a la hora de recuperar el relieve de esta zona sin pasar por el quirófano. Otra excelente opción son los hilos tensores. Consiste en “tejer” un entramado de  hilos cruzados, que tensan la piel y “levantan” los pómulos. El procedimiento dura unos 30 minutos y sólo requiere crema anestésica.

Ejercicios y tratamientos para elevar los pomulos

Ejercicios y tratamientos para elevar los pomulos

2.- Ejercicios para elevar los pomulos

Entrena los músculos dela zona con la ayuda de la gimnasia facial. ¡Arriba esos pómulos! Con la boca ligeramente abierta, fuerza una amplia sonrisa y dirige las comisuras de los labios hacia la sien. Enseña los dientes y contrae los músculos hasta contar hasta diez. Con los dedos estira suavemente el contorno de los ojos para evitar la formación de arrugas. Repite dos veces al día.

3.- Luce unas mejillas sobresalientes

Tener los pómulos altos y bien marcados es un claro signo de que vas a envejecer bien. Si no has sido bendecida con una genética milagrosa, siempre puedes recurrir al todopoderoso maquillaje o al rejuvenecimiento facial sin cirugía.

No subas de tono. No hay nada que eche más años que utilizar un fondo de maquillaje demasiad oscuro, en especial en la zona de las mejillas y la mandíbula. Lo ideal es usar un  fluido ligero del mismo tono que tu piel por todo el rostro y en la media mitad superior de la mejilla mezclarlo con una gota de un antiojeras o de un iluminador para simular un lifting facial sin cirugía.

El rubor de la inocencia. A partir de los 45 años, apuesta por los “blush” rosados. Aparte de suavizar las facciones, aportan candidez y dan un aspecto sano a la piel. Si te bronceas con facilidad, decántate por los albaricoque.

Pon freno al reloj biológico. El rostro se ve más “chupado” cuando los pómulos pierden su curvatura natural. Para conseguir un efecto relleno, aplica el colorete con movimientos circulares. Deposita el producto en el centro de las mejillas y, después dibuja una sutil línea hacia las ojeras.

aumentar pomulos con acido hialuronico

aumentar pomulos con acido hialuronico

Consigue tu mejor selfie

Destacar el relieve de los pómulos es una forma segura de ganar atractivo. Posar frente a la cámara ¡tiene truco!

Busca tu lado bueno. Hacerse fotos de frente es poco favorecedor. Si no quieres que tu rostro se vea plano, ladea ligeramente la cara. Así se percibe el relieve de tus facciones, el rostro parece más fino y los pómulos más marcados. ¿Sufres or la papada? Baja un poco la barbilla y toma la foto desde arriba.

Sonríe con los ojos. Practica el “smize”, una técnica que consiste en sonreír con la mirada. Para conseguirlo hay que entrecerrar un poco los ojos a fin de enmarcar el iris con los párpados. Tu mirada ganará una intensidad arrolladora.

Sonrisa cautivadora. Entreabrir la boca, sin exagerar la sonrisa, es otra buena artimaña. El secreto está en mostrar únicamente los dientes superiores y en apoyar la lengua en ellos.

Déjanos tus comentarios