Como cuidar la piel sensible del rostro

Una de cada dos mujeres declara tener el cutis sensible ¿Es tu caso? No te desesperes porque vamos a ver como cuidar la piel sensible del rostro y las cremas para piel sensible ideadas para este tipo de piel, delicada y frágil por naturaleza.

Como cuidar la piel sensible del rostro

Como cuidar la piel sensible del rostro

Como cuidar la piel sensible del rostro

El primero de los consejos para cuidar la piel del rostro es el diagnóstico de una piel reactiva. Aunque ciertas señales encienden la luz de alarma, determinar si un cutis es sensible no es tarea fácil. Los signos de evidencia son las rojeces, la descamación de la piel, así como la sensación de tirantez, picor, ardor, etc., son algunos de los síntomas más frecuentes.

Factores de riesgo. Los cambios climatológicos (una ráfaga de viento, el frío o el calor intensos, el exceso de sol..),  los vaivenes hormonales, el estrés y la contaminación pueden promover la reactividad de la piel, haciendo que se irrite de forma exagerada. La predisposición. Si bien todas las pieles pueden manifestar cierto nivel de intolerancia en algún momento, la sensibilidad es más habitual en mujeres de tez clara (fototipo I yII) y cutis fino y seco.

Cremas hidratantes para pieles sensibles

Las cremas para pieles sensibles ayudan a mantener la tez hidratada, aumentar la barrera de protección cutánea y aliviar las molestias, estos son los tres frentes sobre los que actúa la cosmética para piel sensible.

Lista de ingredientes. Según los dermatólogos, es clave elegir cosméticos hipoalergénicos (desmaquillantes, hidratantes, sérums calmantes, etc.) con una formulación lo más breve posible. Cuantos menos perfumes, conservantes y colorante contenga, mejor. Del manantial a la piel. Los productos formulados con aguas termales, ricas en activos que calman y desensibilizan la piel, son plena garantía de confort. Si, por ejemplo, has encontrado una hidratante que te funciona, harás bien en elegir el resto de productos de esa misma línea cosmética.

Pasos para el cuidado de la piel del rostro

Muchas mujeres de piel sensible se conforman con lucir un cutis hidratado y sin signos de irritación, cuando podrían aspirar a más.

Cuidados antiedad. A menudo los cutis hiperreactivos, más vulnerables a las agresiones, son intolerantes a los cuidados antiarrugas clásicos. ¡No te resignes al paso del tiempo! En el mercado, encontrarás contornos de ojos, concentrados antiarrugas, bases correctoras e hidratnantes hipoalergénicas capaces de combatir los signos de la edad con a misma eficacia que las convencionales.

Maquillaje. La oferta de cremas hidratantes para pieles sensibles es cada vez mas amplia. Las máscaras de pestañas  y los fondos de maquillaje son los productos que más reacciones de sensibilidad producen. Evita riegos innecesarios utilizando maquillaje para pieles secas y apuesta por los que han superado tests de tolerancia dérmica y oftalmológica.

Pasos para el cuidado de la piel del rostro

Pasos para el cuidado de la piel del rostro

Consejos para cuidar el cutis de la cara

Cuando una piel es hiperreactiva, hay que estremar la prudencia. Agua del grifo. La cal del agua reseca e irrita la piel, de ahí la necesidad de desmaquillarse con un agua micelar o con una leche limpiadora calmante, que debes retirar con agua termal. Las micropartículas de estas lociones en espray, calmantes y reparadores, se filtran en la epidermis restaurando su equilibrio interior. Evita, a toda costa, los limpiadores con jabón y los tónicos con alcohol, ya que deshidratan y sensibilizan la piel.

Protección solar. Recuerda que los filtros minerales (dióxido de titanio, óxido de zinc…) de las hidrantantes y las cremas solares son menos irritantes que los químicos. No pases por alto este detalle dado que estos últimos filtros ocupan los primeros puestos en la lista de compuestos más reactivos.

Tratamientos de cabina. La piel sensible reacciona mal a los baños de vapor y a  las exfoliaciones agresivas “peelings” enzimáticos y químicos. En caso de duda, pregunta a tu dermatólogo, quien tiene la última palabra.

Como cuidar la piel del rostro naturalmente

El seguimiento de una dieta rica en alimentos frescos y pobre en productos procesados beneficia las pieles con una alta sensibilidad. Hortalizas. La vitamina C, presente en frutas (cítricos, kiwi, fresas, papaya, frutas del bosque,etc.) y en hortalizas (tomate, espinacas, pimietno rojo, berros, perejil, etc.) protege la frágil pared de los capilares más hiperreactivos, minimizando las rojeces

Pescado azul. Los ácidos grasos de la familia Omega 3 de esta variedad de pescado reducen las inflamaciones cutáneas y mejoran la hidratación, algo de suma importancia en el tratamiento de las descamaciones. Frutos secos. En caso de eccemas, aumenta desde hoy mismo la ingesta de zinc, un mineral que abunda en los frutos secos y las semillas.

cutis sensible como cuidarlo,

Déjanos tus comentarios